¡Experiencia Rafting: imperdible!

Las 2 últimas noches de nuestras vacaciones nos alojamos en Moldes, un pueblo a 62 km de Salta y a 1 km del Dique Cabra Corral, en medio del Valle de Lerma.
Nos despertamos súper emocionadas ya que nos esperaba una nueva aventura. Esta vez nos tocaba vivir una nueva experiencia, un Rafting en el Río Juramento.
Salimos muy temprano por la mañana para no llegar tarde.  Debíamos estar puntuales 10.30 hs en la base de operaciones de Rafting Salta que se encuentra a 32 km de Moldes, por la Ruta 47, un camino de curvas y contracurvas bordeando el Dique. El camino es hermoso, se disfruta a cada momento.

El Dique Cabra Corral es un espejo de agua de 130 km2 que se construyó en base a una garganta natural formada por la confluencia de diferentes ríos.
Es uno de los atractivos turísticos más importantes de la Provincia, donde realizan diferentes actividades deportivas y  acuáticas.  Además el embalse constituye la mayor reserva hídrica del Noroeste Argentino.

Llegamos a la base justo a tiempo. Menos mal que habíamos salido un rato antes. Tardamos en llegar más de una hora por las dificultades del camino. Nos encontramos con varias piedras sobre la ruta que nos bloquearon el paso, algunos animales sueltos por ahí como panchos por su casa, más las paradas técnicas para sacar fotos. Nada que nos impida llegar a destino sanas y salvas.

Al llegar luego de registrarte y llenar unos formularios, los guías te dan la bienvenida y te invitan a buscar el equipamiento: el traje de agua, las botas y el casco. Por suerte me reservaron uno especialmente para mí, donde pude enganchar la cámara GoPro y grabar increíbles imágenes desde el bote en primera persona (el video lo pueden ver en el link de abajo).

Después de ponernos los trajes y quedar cuasi hormigas atómicas, los guías empezaron la charla para que aprendamos las especificaciones técnicas y las reglas de seguridad.

Allí mismo nos separaron por grupitos, los hombres llevarían el bote a cuestas hasta el río y las mujeres los remos.

¡Ya estábamos listos para la aventura!! El guía nos ubicó en las posiciones y nos explicó las palabras claves. ¡Adelante! ¡Atrás! y el ¡Remos Arriba! (en señal de festejo). Al principio el curso del río es bastante calmo, así que nos dedicamos a hacer guerra de agua con los otros botes. Me sentí como adolescente en excursión de viaje de egresados. ¿Se acuerdan de esa sensación?

Nos esperaban 15 rápidos clase II y III por delante y 12 km de recorrido en 2 horas aproximadamente. ¡Todo era emoción!
Realmente no recuerdo haberme reído tanto en ninguna otra actividad. Nuestro guía “el Turco” un tipo muy simpático por cierto, nos hizo un show durante todo el recorrido, tirando chistes y saltando del bote a las piedras tipo Spiderman. Imagínense que terminamos todos con ramas de los árboles enganchados en los cascos tipo Tribu.
Realmente es una experiencia que vas a recordar siempre. Es pura adrenalina y diversión. Y encima es para toda la familia!

No olviden llevar traje de baño, toalla, repelente y protector solar. El barbijo es obligatorio en todo momento menos cuando comes o estás en el bote.

¡Y qué mejor final que terminar esta aventura con un asado! Si pagas un adicional (De 600 por persona) te sirven un re asado con ensaladas. ¡Súper recomendación para recuperar energías!

Terminamos la experiencia viendo las fotos y los videos que nos hicieron. Cada bote tiene el suyo. Te los cobran aparte obviamente, pero si no llevaste cámara acuática, es buena opción como un lindo recuerdo.

Pueden ver el video de la Experiencia Rafting Salta en este link. ¡No se lo pierdan!


PODÉS VER MÁS DE "SALTA - MOLDES AQUÍ" >>>

Galería multimedia