Las Pirámides de Egipto

Pocos monumentos han despertado tanta admiración a lo largo de la historia, como las Pirámides de Egipto.
Las más conocidas, son las Pirámides de Guiza, en las afueras de  El Cairo.
Esta triada de pirámides son tumbas de faraones  que pretendían alcanzar la inmortalidad con estos impresionantes monumentos, y en cierto modo lo consiguieron.

Una de ellas, "La Gran Pirámide", alberga la tumba de Keops. Es la única de las siete Maravillas del mundo antiguo, que aún sigue en pie.
Sus infinitos bloques de piedra se superponen uno sobre otro para alzar sus 146 metros hacia el inmaculado cielo azul de Egipto, proclamando la gloria de su creador.
Aunque no se conoce con exactitud la fecha de construcción, se estima que las obras comenzaron sobre el año 2500 a.C.

Como se construyeron?
Entre los enigmas que envuelven tan preciados monumentos se encuentra el misterio de su construcción: ¿Cómo lograron desplazar los enormes bloques y cómo se logró la construcción de tan perfectas estructuras en aquella época?
Son numerosas las teorías sobre el tema, entre las que,  hay quienes las atribuyen  a los extraterrestres. Pero, la teoría dice, que en realidad, fueron construidas por trabajadores, siendo libres, no esclavos, como cuenta la leyenda.

Cómo llegar?.
Se encuentran a 25 km al sur de El Cairo, ( la capital de Egipto ) en la ciudad de Guiza, una meseta rocosa que domina el valle del Nilo.
Llegamos al lugar, habiendo viajado  cómodamente, en bus  privado, al que contratamos a través del hotel donde nos alojamos.
Señalo "cómodamente", porque , si bien, existe transporte público, no lo recomiendo. Tampoco recomiendo rentar un auto, ya que el tráfico en
esa ciudad, es muy difícil. (c+a+o+s=caos, si!!)

Las Pirámides, se ubican en la orilla izquierda del Nilo, hacia el oeste. No es por casualidad, es solo que en la concepción de la espiritualidad durante el antiguo Egipto, Occidente está asociado con el mundo de los muertos y Oriente con el de los vivos. Así que las necrópolis estaban en el oeste, las ciudades en el este. Esto se debe a la presencia del Sol, que  apareció cada mañana al lado de los vivos, despidiéndose en el reino de los muertos.

Los antiguos egipcios, fueron grandes observadores del cielo.
Alinearon sus templos en busca de la Maat, el orden cósmico, y perfeccionaron patrones de orientación astronómica que los ayudasen en este propósito.
La íntima relación entre el cielo y la tierra se manifiesta  en la orientación de las pirámides, hacia los cuatro puntos cardinales. La cuestión de cómo las orientaron,  es una de las más debatidas en la historia de la egiptología.

¿Para qué fueron construidas Las Pirámides de Egipto?
Los antiguos egipcios creían que los reyes fueron elegidos por los dioses para ser mediadores entre ellos y las personas en la tierra. Así que querían mantener el cuerpo del rey intacto, incluso después de su muerte, ya que parte del espíritu del rey permanecía con su cuerpo.
Se embalsamaban los cadáveres, enterrando todo lo que necesitaban con ellos en el más allá,  (vasos de oro, comida, muebles, joyas) y construyendo las pirámides como tumbas especiales dedicadas a ellos.

Para entender un poco las pirámides de Egipto, hay que descifrar primero las creencias de esta cultura. Los egipcios tenían la convicción de que existía la vida después de la muerte, por esta razón, dedicaban su vida a preparase para este momento crucial.
Con la defunción, el espíritu o Ka se dividía en dos:
Ba: ALMA,  custodiaba el cuerpo del fallecido en su tumba, y Akh: ESPÍRITU,  se dirigía al inframundo de Osiris para ser juzgado. Aquí, el corazón del difunto era puesto en una balanza, en uno de los platillos Anubis ponderaba la vida que había tenido, y en el otro, Ma’at contrarrestaba el peso con la pluma de la verdad y la justicia.
Si la báscula no mantenía el equilibrio, el juzgado, sufriría innumerables castigos, pero si lo  mantenía, viviría en paz y armonía junto a los dioses en la eternidad.
Por consiguiente, existía una necesidad en la cultura egipcia de edificar construcciones resistentes para los faraones, quienes eran los únicos en tener el privilegio de vivir eternamente con las mismas comodidades y lujos que disfrutaron en vida.

Cerquita, se puede ver la Esfinge, la que, según los egipcios, de noche tomaba vida, para proteger las Pirámides.
Para mí, los Egipcios, son una civilización ejemplo de  un legado infinito.  Su arte y arquitectura  ampliamente adorados; sus antigüedades transportadas a los rincones más lejanos del mundo; sus ruinas monumentales,  han inspirado la imaginación de los viajeros y escritores desde hace siglos. Mi  respeto y admiración por ellos, infinitamente. 

Vuelos baratos a Ushuaia
Vuelos baratos a El Calafate
Vuelos baratos a Bariloche
Vuelos baratos a Cataratas del Iguazú
Vuelos baratos a Córdoba

Galería multimedia